martes, 8 de diciembre de 2009

ARTESANIAS


Artesanía
En Colima la magia y la imaginación se han transformado en una rica y variada artesanía, que conjuga el uso cotidiano con el talento artístico. Los artesanos han empleado diversos materiales en la elaboración de sus artesanías, como madera, metal, cerámica y alfarería; fibras vegetales, textiles, talabartería, enconchados; todo ello trabajado en sus diferentes técnicas. La mejor artesanía del estado es la fabricación de bellísimos muebles de cedro rojo, con reminiscencias españolas y decorados al óleo. Se hacen sillones con asientos de vaqueta y se tallan máscaras ceremoniales muy originales, adornadas con largas cabelleras y barbas. Otra área donde se destaca la artesanía es en la ropa textil, dentro de la que encontramos confecciones de tela comercial: vestidos, blusas bordadas, así como el traje regional de manta blanca con la imagen de la Virgen de Guadalupe, bordada en color café en el huipil. También hay mucho trabajo de gancho, como carpetas, blusas, manteles y otros artículos de uso diario. En el trabajo de alfarería se utiliza el barro poroso con el que se elaboran copias de piezas prehispánicas, del occidente de Mesoamérica; entre ellas destacan grandes figuras humanas y las pipas. Por último, Colima cuenta con la artesanía de la cestería, que es una de las labores artesanales de mayor trascendencia, la que además conforma una de las herencias prehispánicas que han subsistido hasta el momento.

4 comentarios:

  1. Colima, estado pródigo donde muchos de los sueños se hacen realidad, donde converge la riqueza de un estado con sus vastos recursos naturales, que se deslizan a través de una geografía variada, que va desde sus zonas templadas y montañosas en Comala y Cuauhtémoc, pasando por la capital y los fértiles valles de Tecoman, hasta desembocar al pujante puente de Manzanillo. Es en Colima, donde se despierta la imaginación y el carácter que forja hombres con la sensibilidad suficiente para transformar el medio ambiente y arrancar de él con sus manos el legado histórico que nos forma como parte de México.

    En Colima la magia y la imaginación toman un sentido más real y se transforma en una rica artesanía que juega con texturas y formas, que conjuga el uso cotidiano con lo artístico y abarca los más diversos materiales como son la madera, el metal
    La cerámica y la alfarería, las fibras vegetales, los textiles, la talabartería, los enconchados; todo ello, trabajándolo en sus diferentes técnicas.

    Este trabajo se da dentro de un marco que conjuga los esquemas de una artesanía de uso cotidiano, con una nueva artesanía donde los objetos sufren modificaciones que interpretan un ambiente cultural dinámico; dicho de otra manera, el artesano asimila y da forma a sus productos gracias a los estímulos externos, según su capacidad de concepción artística y a la vez responde a las reglas de competitividad para sobrevivir en el mercado.

    Las artesanías colimenses son bellos testimonios populares que expresan nuestros sentimientos, creencias y sueños de un pueblo orgulloso de sus raíces culturales.

    Colima se distingue por la manufactura de equípales hechos de materiales como bejuco, vara y carrizo, con asientos de cuero o palma retorcida. Otro de los productos artesanales más demandados por los turistas son los artículos hechos de hierro fundido y los muebles detallados en parota y decorados con pinturas.

    ResponderEliminar
  2. Productos artesanales por municipios:

    ARMERIA: Elaboración de ropa, escobas de palma, mascaras de madera para danza y carpintería.

    COLIMA: Muebles de cedro decorados de óleo, copias prehispánicas de barro, sillas de montar, maderas talladas y enconchadas, equípales, alfarería, herrería, bolsas de angeo (fibra de palmera), hamacas trabajos de cuero, tarrallas para pesca, cerámica variada, pintura de manta y óleo, etc....

    CÓMALA: Muebles de madera decorados al óleo, cuadros, muebles de hierro forjado, cestos de otate y carrizo, mascaras de madera para danza, tarallas, sombreros tipo Colima, equípales con forro de piel, comales, cortinas de venas de plátano, chinos de palma.

    COQUIMATLAN: Trajes típicos, mascaras de madera para danza, escobas de palma, animales y fruteros en estopa de coco.

    CUAUHTEMOC: Talabartería, figuras prehispánicas, carpintería, herrería, deshilados, torteadoras, fustes, escobas de anís y coloradas.

    IXTLAHUACAN: Hamacas, tarrallas, alfarería, equípales, comales, ollas de barro, faroles de carrizo, utensilios de madera para cocina y cerámica húmeda.

    MANZANILLO: Trabajos de conchas, coral, huesos y carey, collares y artes de caracol, ebanistería (que alcanzó fama nacional e internacional), cestería, sombreros de palma, bolsas de ixtle, hamacas de seda, trabajos de pintura de angeo, paisajes en concha.

    MINATITLAN: Equípales, cántaros y tinajas de barro, cabezas de piel de cabra tipo jíbaro.

    TECOMAN: Elaboración de figuras de coco y con iguanas disecadas, máscaras de madera para danza, escobas de palma.

    VILLA DE ALVAREZ: Equípales estilo tambor y con respaldo, palma real, petates, hamacas, trajes típicos, sombreros de palma tejidos a mano estilo Colima.

    ResponderEliminar
  3. Colima, estado pródigo donde muchos de los sueños se hacen realidad, donde converge la riqueza de un estado con sus vastos recursos naturales, que se deslizan a través de una geografía variada, que va desde sus zonas templadas y montañosas en Comala y Cuauhtémoc, pasando por la capital y los fértiles valles de Tecoman, hasta desembocar al pujante puente de Manzanillo. Es en Colima, donde se despierta la imaginación y el carácter que forja hombres con la sensibilidad suficiente para transformar el medio ambiente y arrancar de él con sus manos el legado histórico que nos forma como parte de México.

    En Colima la magia y la imaginación toman un sentido más real y se transforma en una rica artesanía que juega con texturas y formas, que conjuga el uso cotidiano con lo artístico y abarca los más diversos materiales como son la madera, el metal
    La cerámica y la alfarería, las fibras vegetales, los textiles, la talabartería, los enconchados; todo ello, trabajándolo en sus diferentes técnicas.

    Este trabajo se da dentro de un marco que conjuga los esquemas de una artesanía de uso cotidiano, con una nueva artesanía donde los objetos sufren modificaciones que interpretan un ambiente cultural dinámico; dicho de otra manera, el artesano asimila y da forma a sus productos gracias a los estímulos externos, según su capacidad de concepción artística y a la vez responde a las reglas de competitividad para sobrevivir en el mercado.

    Las artesanías colimenses son bellos testimonios populares que expresan nuestros sentimientos, creencias y sueños de un pueblo orgulloso de sus raíces culturales.

    Colima se distingue por la manufactura de equípales hechos de materiales como bejuco, vara y carrizo, con asientos de cuero o palma retorcida. Otro de los productos artesanales más demandados por los turistas son los artículos hechos de hierro fundido y los muebles detallados en parota y decorados con pinturas.

    ResponderEliminar